Vía Crucis
 

En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo.

Al comenzar el rezo del Vía Crucis, escuchemos la lectura de la Palabra de Dios:

De la Carta a los Hebreos:

“Ya que tenemos en Jesús, el Hijo de Dios, un Sumo Sacerdote insigne, que penetró en el cielo, permanezcamos firmes en la confesión de nuestra fe. Porque no tenemos un Sumo Sacerdote incapaz de compadecerse de nuestras debilidades; al contrario, él fue sometido a las mismas pruebas que nosotros, a excepción del pecado. Vayamos entonces confiadamente al trono de la gracia, a fin de obtener misericordia y alcanzar la gracia de un auxilio oportuno.”

Palabra de Dios.

Jesús cargó en su cruz nuestros pecados y, ofreciendo su vida, alcanzó el perdón para nosotros. Por sus llagas hemos sido salvados. Y fuimos lavados por su sangre. Haciendo memoria de los sucesos de su pasión, sigamos el camino de la cruz tratando de profundizar en las pruebas a las que fue sometido y alcanzar la gracia y misericordia de Dios.

1) Primera estación: Jesús es condenado a muerte.

Te adoramos, Cristo, y te bendecimos…

Al recordar a Jesús ante Pilato tratemos de pensar en aquellos que sufren injustamente o que son condenados siendo inocentes. Y no sólo en aquellos que están presos o han sido sentenciados por un juez; también en quienes son víctimas de mezquindades, maldades o descuidos de otros. En las víctimas de injusticias sociales y familiares.

Que ellos sepan, Padre, que Jesús ha saboreado esas amarguras y está con ellos dándoles fuerza. Padrenuestro…

2) Segunda estación: Cargan a Jesús con la cruz.

Te adoramos, Cristo y te bendecimos…

Solemos decir “esta es mi cruz” o “es la cruz que me tocó llevar”, para referirnos a situaciones de la vida que tienen su peso negativo, y que, o bien son irreversibles, o sólo se las puede revertir con muchísimo esfuerzo. Pueden ser miles de situaciones: la enfermedad, propia o ajena; la falta de algún recurso; problemas familiares; hasta la forma de ser. Frente a estas circunstancias podemos evadirnos o “cargar la cruz” y llevar con dignidad lo irreversible. Y pelear con entereza lo posible. Quien se anime a hacerlo encontrará a su lado a Jesús. Si Jesús mismo es el desposorio de Dios con la humanidad, nos consuela saber que él es fiel en la salud y en la enfermedad, en la prosperidad y en la adversidad y que aunque a nosotros nos dé ganas de correr, él se queda.

Cantamos: Es la cruz de salvación

3) Tercera estación: Jesús cae por primera vez:

Te adoramos, Cristo y te bendecimos…

Si uno se anima a caminar con Cristo y llevar la cruz en la vida, tropezará muchas veces con inconvenientes. El desánimo, la falta de voluntad, la amargura, la desesperanza estarán permanentemente al acecho, para hacerme volver atrás y renegar de Dios, Jesús ha puesto una rodilla en tierra y se levantó. La Virgen no dé la fuerza para no desalentarnos con nuestras caídas. Dios te salve María…

4) Cuarta estación: Jesús encuentra a su Madre.

Te adoramos, Cristo y te bendecimos...

La virgen María ha vivido toda su vida en comunión con Jesús, su hijo. Esa comunión, sellada ahora en el cielo fue probada en la cruz. Y resultaron fieles: el Hijo y la madre. Trayendo a la memoria este encuentro, que guarda la tradición de la Iglesia, entre ellos el camino de la cruz, podemos hacernos una imagen de sus miradas. Y, por debajo del dolor expresado en los ojos, intuimos que esos dos corazones eran casi los únicos que Entendían lo que estaba sucediendo.

Señor Jesús, asumí hoy el dolor de los que están solos e incomprendidos y que tu madre bendita sostenga a las madres que sufren con y por sus hijos.

Señor ten piedad… Cristo, ten piedad… Señor, ten piedad…

5- Quinta Estación: Simón de Cirene le ayuda a Jesús a llevar la cruz.

Te adoramos Cristo, y te bendecimos...

Jesús, al hacerse hombre asumió la condición humana como es. El Hijo de Dios todopoderoso experimentó las impotencias y los límites de los hombres. En el camino eligieron a uno para que lo ayudara: fue Simón; pudo haber sido otro. Pero era Cristo quien debía llevar la cruz y quien se dejó ayudar. Más abajo de su impotencia física está la sensación interior de dejarse ayudar por otro. Movidos por nuestro orgullo, a veces sano y a veces no, nosotros no queremos dejarnos ayudar. Creemos que podemos todo y solos. Ayúdanos, a llevar esa cruz. Padrenuestro.

6-Sexta estación: La Verónica limpia el rostro de Jesús:

Te adoramos, Cristo, y te bendecimos...

El rostro de Jesús se parece al rostro de todo hombre que sufre, y el gesto de la Verónica se parece al gesto de todo hombre que hace algo por el que sufre. El dolor podrá apagar alguna vez la expresión de amor en los ojos del que sufre; pero siempre, el que sufre percibe cuando lo ayudan por compromiso o por amor. Vos, que viste el amor en las manos de la Verónica que te asistió, dale amor a los que cuidan a los enfermos, a los que escuchan y consuelan a los tristes, a los que se preocupan por los más pobres. Y perdoná tanta falta de amor. A veces no somos capaces de verte a vos. Señor, ten piedad…

7) Séptima estación. Jesús cae por segunda vez.

Te adoramos, Cristo, y te bendecimos…

Al hacer memoria de las caídas de Jesús, e imaginar su cuerpo rendido bajo la cruz, podemos pensar que todo aquello que hace que la vida se sienta a veces como un peso ha sido asumido también por Él. Pensá en lo que pesa de tu vida, en lo que vos vivís como peso y llevás arrastrando… y miralo a Jesús. Con él va a poder llevar mejor tu carga. Ponete “hombro con hombro” con él. Pedimos alivio y consuelo para los que llevan los pesos más grandes, cantando “Arbol Santo e inmortal”

8) Octava Estación: Las mujeres de Jerusalén lloran por Jesús.

Te adoramos, Cristo, y te bendecimos…

¿Recuerdan la frase?: No lloren por mí, lloren por sus hijos, porque si así tratan a la leña verde ¿qué no harán con la seca?. Jesús se sabe perseguido. Lo supo antes, cuando lo quería atrapar por lo que decía y misteriosamente pesaba entre ellos. Pero, ahora es la Hora. El dolor de saberse observado, escuchado, medido, llega ahora a su punto más tenso y terrible. La persecución no tiene salida. Si antes podía caberle alguna duda, ahora tiene la evidencia de estar atrapado y camino final. Que los que están perseguidos, tengan la fuerza de Jesús. Que sus corazones no se carguen de odio, sino de tenacidad para amar la justicia, defender al débil y ser fieles a su fe. Rezamos la Salve a la Virgen.

9) Novena Estación; Jesús cae por tercera vez

Te adoramos, Cristo, y te bendecimos…

El dolor que mas pesa, la carga más terrible es el pecado. Si bien Jesús no lo conoció por haberlo cometido, lo sufrió en su carne y en su alma. Son nuestros pecados los que carga su hombro herido. La violencia del pecado es lo que tira por el piso. Es bueno pensar aquí en las propias caídas y pedir perdón; pero es indispensable pensar en Cristo, con la certeza de que su cruz es nuestra redención. Sólo, entregados al pecado y a su autor, no era posible la salvación.
Cantamos: Oh, Víctima Inmolada…

10) Décima estación: Jesús es despojado de sus vestiduras.

Te adoramos, Cristo, y te bendecimos…

Jesús ha compartido la cruz de aquellos que han sido traicionados en su confianza, de aquellos que han sido expuestos a la burla, y desnudados por codicia. El Hijo de Dios desnudo es una imagen que a los creyentes nos tiene que hacer contemplativos: agrede nuestro pudor, pero parece es un mensaje a descifrar. Si vino a nuestro mundo desnudo, su desnudez de ahora prepara la entrega final y corrobora su desprendimiento. Si querés, interiormente podés hacer una crítica a nuestra cultura impúdica, donde se expone el cuerpo de la gente por erotismo o por morbo. Pero no te pierdas al menos el intento de asomarte al misterio del Hijo de Dios expuesto. Su desnudo no es artístico. Es sangre que ya ha empezado a derramarse. Vamos a la otra estación en silencio.

11) Undécima estación. Jesús es clavado en la cruz.

Te adoramos, Cristo y te bendecimos…

Sin pasar por alto el dolor físico que sufrió el Señor Jesús al ser clavado en la cruz, podemos ver el signo: atravesado por los clavos, está atrapado; quedó ahí, sin posibilidad de moverse. Fue despojado de sus vestiduras y ahora también de su libertad. Aquellos aprisionados, los que tenemos la libertad jugada y somos esclavos de vicios y pequeñeces, debemos saber que Jesús asumió esa realidad; que no le es ajeno el hecho de no tener libertad y que su cruz y resurrección son el medio para vicios y pecados. Libarnos, Padre Santo, de coartar la libertad de los demás. Danos mansedumbre y paciencia, para recuperar la nuestra. Padrenuestro.

12) Duodécima estación: Jesús muere en la Cruz.

Te adoramos, Cristo y te bendecimos…

La muerte de Jesús también pide de nosotros una mirada profunda. En las palabras pronunciadas por él y por otros en los momentos previos hay material suficiente de contemplación: Dios mío, ¿por qué me abandonaste? – Ha salvado a otros, ¡qué se salve a sí mismo! – Tengo sed – Acordate de mí – Hoy estarás conmigo – Ahí tienes a tu madre. Dice el evangelio que Jesús expiró dando un fuerte grito. Podemos oír ese grito en medio del silencio de la soledad y la incompresión. Del silencio de la ofrenda, de la entrega final hecha en el más absoluto acto de fe: “En tus manos encomiendo mi espíritu.” Por eso los invito a orar en silencio, y a ponernos unos instantes de rodillas, como actitud de respeto y adoración al misterio de la muerte de Jesús.

13) Decimotercera estación: El cuerpo de Jesús es bajado de la Cruz.

Te adoramos, Cristo y te bendecimos…

Se nos presenta en esta estación la imagen de la Madre recibiendo el cuerpo de Jesús; la imagen de la “piedad”. En el mundo tan raro y violenta en el que nos estamos acostumbrando a vivir, vemos muy cerca de otras madres con otros hijos en sus brazos. El mismo dolor, la misma cruz.

Vamos a rezar por nuestros difuntos. Después de cada monición voy a rezar: “Dales, Señor el descanso eterno.”. Y ustedes contestarán: Y brille para ellos la luz que no tiene fin.

- Pedimos por nuestros mayores: los abuelos y padres que nos han transmitido la fe, dales; Señor, el descanso eterno.
- Pedimos también el eterno descanso para aquellos, que sin compartir nuestra fe, ha sido un ejemplo como personas; dales, Señor, el descanso eterno…
- Pedimos por todos los fallecidos por causa de la violencia y de las omisiones; dales, Señor, el descanso eterno.
- Pedimos por los que han fallecidos tempranamente: jóvenes y niños, dales Señor el descanso eterno…
- Pidamos por los que han muerto en la pobreza y el abandono, en la soledad o en la calle y por los difuntos por los que nadie reza, dales, Señor el descanso eterno…

Y rezamos el Ave María, por los familiares de los difuntos recientemente fallecidos. Dios te salve…

14) Decimocuarta estación: El cuerpo de Jesús es colocado en el sepulcro.

Te adoramos, Cristo y te bendecimos…

Cuando uno tiene recursos, es posible que pueda comprarse lo que desea. Si uno es joven, se supone que tiene por delante muchos años. Pero, frente a la muerte, la esperanza es muy escasa. O, mejor dicho, tiene menos apoyo. El cuerpo de Jesús en el sepulcro nos invita a pedir que Dios renueve nuestra esperanza, especialmente la de aquellos que ven menos motivos para creer y confiar. Sólo en Dios se puede apoyar mi debilidad; sólo en Jesucristo creo y espero.

Se puede cantar la antífona: Yo pongo mi esperanza en ti, Señor, y confío en tu palabra.

Para el sacerdote: Se puede rematar con Heb 12, 1-3 y la bendición.

 

<<Atrás

 

Fuente: www.basilicadelujan.org.ar

 
 
     
     
 
Dirección de email

Contraseña

 
     
   
 
 
Todos los derechos reservados ©1999-2010. Desarrollado por InterWebSite de Argentina.